jueves, 30 de junio de 2016

ROSARIO. ¿MOVIBUS, METROBUS, O FUTURO?

Hoy se inauguró el que iba a llamarse Movibus Norte en la ciudad de Rosario, y que, por imposición del Estado Nacional, que es quien va a pagar el crédito con el que se hizo la obrita -Si. "obrita". (Son apenas 10 cuadras)- a último momento cambió su nombre por el de Metrobus Rosario.
Si nos ceñimos estrictamente al significado que la Real Academia le da a cada palabra, tanto movibus como metrobus no están en el diccionario. Sin embargo, sí está la palabra metropolitano que, en su quinta acepción es tren subterráneo o de superficie que circula por las grandes ciudades. Coloquialmente, se le llama Metro. Pero está sobreentendido que las características de un Metro o Subte son muy distintas a las de un colectivo. Este último está sujeto a los avatares del tránsito,(más allá de contar con carriles exclusivos para circular, cada 100 metros estos carriles se cruzan con una calle al mismo nivel) a los semáforos, a las obras que, eventualmente, puedan necesitar hacerse en los carriles, a los peatones, a los piquetes o manifestaciones, etc. mientras el Subte o Metro es ajeno a todo esto. Por esta causa, llamarle Metro (bus) a un colectivo, por más carriles exclusivos y mini estaciones que tenga, es demasiado pretencioso. Bien porteño. O sea que era mucho mejor la denominación Movibus. 
Siguiendo con las disquisiciones menores, ¡cómo se nota que el ministro Guillermo Dietrich nunca se subió a un colectivo! Macrista de raza el hombre. Señor de negocios, con una gran empresa que se ocupa de blindar autos de alta gama. ¿Por qué digo esto? Porque cuando un caballero, acompañado por una dama, baja de un colectivo, el protocolo indica que debe bajar primero y luego extender delicadamente su mano a la mujer para ayudarla a bajar, dado que esta, generalmente, por sus tacos o por lo ceñido de su vestido, puede ver dificultada esta tarea. Un caballero hace eso. Y por favor no me digan machista ni antiguo. Sin embargo, Dietrich, en el viaje inaugural del Metro-Movi-Bus, creyéndose caballero, le cedió el turno a la intendenta Mónica Fein para bajar y luego descendió el. Un horror. 
Bien. Ahora va la parte seria de esta entrega. La que provoca la última parte del título.
Mucha alharaca (Cómo me gusta esa palabra. Sabía que algún día iba a poder usarla apropiadamente) por una obra absolutamente menor. 
TODOS los intendentes de Rosario tienen mentalidad de pueblo chico y codo duro. 
Si a la bajada de bandera del taxi (actualmente por encima de los 20 pesos) se le suman 3 pesos nada más, se pueden recaudar 600.000 pesos por día. Si hacemos lo mismo con los remises y, si al boleto de colectivo lo aumentamos 10 centavos, ya estamos hablando de casi 1MILLÓN DE PESOS POR DÍA. 
O sea que ya tenemos el "Fondo especial para la concreción de un nuevo plan de movilidad". Intocable. Solo para eso. Por fuera del presupuesto. Como, a nivel nacional, existe el fondo especial del tabaco, por citar un ejemplo. Invitamos a colaborar a provincia y nación y, con suerte, duplicamos la cifra citada. 
Que nadie me venga a decir que no puede hacerse una obra en serio si se cuenta con casi dos millones de pesos por día para su concreción.
Entonces: Subte por donde hoy hay vías, con lo cual se facilita el trabajo y no hay que romper calles y, que al abandonar la ciudad unan por superficie, (sin cruces a nivel, por supuesto) el centro y muchos barrios de nuestra ciudad con TODAS las poblaciones vecinas.
Tranvía aéreo. En Alemania funciona ¡desde 1.911! En Guayaquil está en vías de concreción. Sólo hay que poner una columna de un metro de diámetro cada 40 o 50 metros. Ese es todo el espacio que ocupa en superficie. También es ajeno a todos los inconvenientes del tránsito. Y las estaciones, al ser aéreas, tampoco ocupan espacio en superficie, mas que cuatro o seis columnas cada estación, a 500 metros de distancia entre cada una de ellas.
Lancha rápida que una todo el cordón industrial que, ¡oh, casualidad! está totalmente recostado sobre el Paraná. 
Minibuses para las combinaciones con estos troncales. (Ya está funcionando un prototipo de minibus Ford eléctrico. Digo, por si, en serio, queremos cuidar el medio ambiente. Ah!, y los taxis y remises, todos Toyota Mirai, eléctrico, pero con pilas de hidrógeno. Recargable en cinco minutos y con mas de 300kms de autonomía. Ya se venden en Japón.)
Reemplazamiento de la terminal. Cocheras subterráneas bajo las calles en todo el centro. Ampliación y modernización de las peatonales, etc. etc. etc. 
Una obra integral con la que se beneficiarían todos los rosarinos y los que visitan la ciudad y financiada mayoritariamente con el aporte de los que mas tienen, que son los que toman remises y taxis. 
Despertá Mónica. Y dejá de pedirle limosnas a Mauricio.

 
               Guayaquil.                                  Alemania.

      
Lancha rápida para 28 pasajeros cómodamente sentados. Cuenta con aire acondicionado, piso antideslizante, baño con inodoro náutico eléctrico, dirección hidráulica, bomba de achique eléctrica, etc. Hay un modelo con apoyabrazos para todos los pasajeros. Su velocidad máxima es 38 nudos (70 Kms. / H.) en el mar. Fabricada por Smart Own en Dubai, Emiratos Árabes Unidos. Con un poquito más de eslora (largo) tendría capacidad para más pasajeros (digamos 40 en vez de 28) y sería ideal para el servicio aquí propuesto. En Argentina hay buenos astilleros. Podrían fabricarla a menor precio que en Dubai.

Toyota Mirai. Cómodo. Ideal para taxi. 190kms/h de máxima.
Autonomía de 390 Kms. Recargable en 5 minutos.

En breve, o antes de morir, les voy a alcanzar a los concejales de la ciudad estas ideas pasadas en limpio, junto a otras complementarias, en papel, para que puedan hacer avioncitos.


2 comentarios:

  1. Vo pedí mucho, vieja, a lo sumo, harán bollitos para facilitar la trayectoria al tacho.

    ResponderEliminar
  2. ja ja No se puede ser mas gracioso y sarcástico. Encima tenés razón. a lo mejor, si el papel no tiene mucha tinta y no es muy áspero corre la suerte de la biblia de discépolo, que lloraba junto al calefón herida por un sable sin remache (un clavo sin cabeza) cologada en la pared del baño, a sabiendas del uso que le esperaba.

    ResponderEliminar

Comente, no sea tímido: