miércoles, 25 de mayo de 2016

MERCADO O DEMOCRACIA

LEYES DE MERCADO O LEYES DE LA DEMOCRACIA?

Hay derecho a preguntarse. Y a responderse.

¿Cuáles son las leyes que hacen que los alimentos cuesten un 60% más que hace cinco meses, mientras los ingresos de los trabajadores se incrementan en el mismo período un 30 o 35%, porcentaje que, además, no se percibe en su totalidad, ya que se pauta el pago escalonado en dos o más veces y el total del aumento se percibe recién tres o cuatro meses más tarde?

¿Cuáles son las leyes que hacen que los ingresos de los trabajadores no alcancen para acceder a una canasta básica?

¿Cuáles son las leyes que dicen que las PyME y las mini PyME tienen que arriesgar en sus emprendimientos mientras a las empresas extranjeras, para que vengan a “invertir” a la Argentina, prácticamente se le garantizan las ganancias?

¿Cuáles son las leyes que dicen que tarifa y precio son lo mismo? Y, perdón si me extiendo, pero acá cabe una aclaración: en este mundo capitalista el precio se forma sumando el costo de la materia prima, de la mano de obra, de los servicios e impuestos que debe abonar la empresa, de la logística, (distribución) eventualmente la publicidad, la ganancia del empresario, y poco más.
La tarifa apenas empieza a formarse con los componentes mencionados. Una vez finalizado el cálculo deberá agregarse al mismo el componente social. En un país desarrollado, en un país justo, el componente social sería neutro. Pero en la mayor parte del planeta, incluida la Argentina, NO. ¿Qué es el componente social? Es la posibilidad que tiene la gente de tomar todos los colectivos que necesite, de encender la estufa cuando hace frío sin pensar en la factura del gas que le llegará a fin de mes, de poner a funcionar el ventilador (o el aire que compró con tanto esfuerzo) sin sentir preocupación por el costo de la tarifa que deberá abonar.
El Gobierno sabe que la gente no gasta el gas para divertirse, sino para cocinar, no toma colectivos para saber si estos tienen asientos cómodos, sino para ir a trabajar, o a buscar trabajo, para lo cual, en las grandes ciudades hay que transitar, a veces, cien cuadras, cosa imposible de hacer en bicicleta si llueve o si el calor o el frío son extremos, lo mismo la luz y cualquier otro servicio o impuesto.
Entonces es cuando, ante los sueldos que, POR CULPA DEL GOBIERNO, QUE NO TIENE INTENCIÓN DE PONERLE EL CASCABEL AL GATO (AL EMPRESARIO), no alcanzan para llegar a fin de mes, debe tenerse en cuenta esta cuestión y debe ponerse una tarifa inferior al precio que surge del estudio de costos inicial. Allí está la diferencia entre tarifa y precio.
¿Cómo se logra esto? Con subsidio. Esa palabra que tanto odia este gobierno, que prefiere hablar de “sinceramiento”, que es un simple y cínico eufemismo que reemplaza a la frase “insensibilidad social”.
Es obvio que lo mejor sería que no hubiese subsidios. Esto estaría dando la pauta de que la gente no lo necesita. Pero no es así. Entonces, el Gobierno, debe echar mano a la recaudación, que se logra vía impuestos, (los que deben cobrarse en grandes cantidades a los ricos y en pequeñísimas a los pobres) para rebajar las tarifas, de modo que los pobres puedan acceder a todos los servicios básicos, lo cual no impactará significativamente en el bolsillo de los ricos que, en todo caso, podrán tener 25 autos de alta gama en lugar de 27. Este es un humilde modo de hacer justicia. Pero, por supuesto, se debe tener en cuenta al pueblo, a la gente, y no se debe sentir desprecio por la clase trabajadora.

Diego Leuco, de T N, le preguntaba anoche al Ministro Prat Gay cuanto tiempo antes de noviembre la inflación iba a bajar al 2% mensual. El ministro le respondió: “No tengo la bola de cristal”. Pregunto, entonces: ¿Cuáles son las leyes que hacen que un Ministro de ECONOMÍA no sepa que va a suceder en la ECONOMÍA de su país en los próximos tres meses?

TENGO LA RESPUESTA A TODAS LAS PREGUNTAS. Y ES LA MISMA EN TODOS LOS CASOS: LAS LEYES DE MERCADO. Pregunto entonces: ¿Qué es el mercado? Según la Real Academia Española, en las acepciones que más me gustan, mercado es el conjunto de actividades realizadas libremente por los agentes económicos sin intervención del poder público, y también es el estado y la evolución de la oferta y la demanda en un sector económico dado. Simple y claro. Pero los actores que intervienen en el mercado, ¿tienen la misma fuerza? ¿Hay equilibrio?
Oferta y demanda suponen un vendedor y un comprador. ¿Es lo mismo una multinacional que fabrica y otra multinacional que vende, que doña María con sus 600 pesitos para hacer la compra semanal? Obviamente que no. De un lado del mostrador, un pequeñísimo grupo de poderosos formadores de precios. Del otro lado, un numeroso, disgregado, partido, atomizado grupo de gente que no tiene tiempo de organizarse ni de pensar seriamente una estrategia común ya que todo su tiempo está dedicado a ver cómo llega a fin de mes.
Las leyes de mercado son dictadas por los poderosos, que son una infinitísima minoría. Cuando el poder público no interviene, como lo dice la Real Academia, la incidencia del pueblo en la formación de precios es mínima. O sea, las leyes de mercado son todo lo opuesto a las leyes de la democracia, ya que en democracia debe respetarse la voluntad de la mayoría. Cuando un Gobierno mira para un costado y “de pico” dice que está al lado de los que sufren, mientras permite que estos sean tomados por el cuello hasta el límite de la asfixia, por someterse a las leyes de mercado y no a las de la democracia, NO ES UN GOBIERNO DEMOCRÁTICO.
NO VIVIMOS EN UN PAÍS DEMOCRÁTICO. Y NO VIVIMOS EN UN MUNDO DEMOCRÁTICO, SINO NO SERÍA NOTICIA QUE 62 PERSONAS POSEAN LA MISMA RIQUEZA QUE MEDIO PLANETA. ¡NO ES JUSTO!
 
 ¿Quién manda?
Por eso, cuando digo que nos tenemos que poner de acuerdo para alcanzarle YA a Macri las llaves del helicóptero que se llevó a De la Rúa y obligarlo a irse, (solo no se va a ir) o no pagar un solo impuesto más, y no cruzarnos de brazos mientras un grupito de amigotes (o cómplices) del Presidente se lleva ¡CUATRO AÑOS DE NUESTRAS VIDAS! considero que estoy defendiendo la democracia.

SERÍA MUY BUENO QUE TODOS LOS DAMNIFICADOS POR LAS LEYES DE MERCADO, DEFENDAMOS LA DEMOCRACIA.

1 comentario:

  1. ¿Para que mierda votamos legisladores que votan leyes, si al final un tilingo subordina nuestra organización política y soberana del Estado a una única ley, la de Mercado?
    Porque guarda, los empresarios amigos ya están calculando cual de las dos variantes en la Ley del Mercado interno les será mas provechosa:
    1)Alimentos, movilidad, esparcimiento, casas.
    2)Ataúdes, Féretros, Cementerios y la Conga funeraria.

    Este comentario lo hice acá:
    http://elaguantepopulista.blogspot.com.ar/2016/05/ley-antidespidos-y-los-macristas.html

    Y aquí hay algo sobre los mercados:
    http://carnespodridas.blogspot.com.ar/2012/08/desde-espanaquienes-son-los-mercados.html

    ResponderEliminar

Comente, no sea tímido: