miércoles, 11 de mayo de 2016

MERITOCRACIA

   y   
presentan:
LAS DOS RANITAS

      


Había dos ranitas que aprovechando su día libre salieron a pasear por una hermosa mansión. Cuando llegaron a la cocina en busca de algo de comer, se resbalaron y cayeron en una gran olla de aceite.
Ambas, desesperadas, comenzaron a defenderse de la masa movediza que las iba devorando, hasta que una de ellas dijo:
-“Querida amiga ha llegado mi hora, por más que me esfuerce nunca podré salir con vida de esta situación, no tengo opción, yo me entrego, mi vida ha terminado”... Y dejando de patalear, lentamente fue desapareciendo de la superficie. Sólo quedó a la vista una partecita de su cabeza y sus ojos inertes.
La amiga, por su parte, pensó: Yo no sé si hoy es mi día, así que no me entregaré, en todo caso seguiré luchando hasta que Dios me llamé, pero que antes observe que hice todo lo posible para conservar mi vida.
La ranita siguió sin descanso moviendo sus patas y lo hizo con tanta decisión y con tanta voluntad que, sin darse cuenta, el aceite se convirtió en crema. Entonces, le pisó la cabeza a su amiga, la terminó de hundir en lo que ya era crema, asfixiándola hasta la muerte y, afirmándose en su cadáver, pudo salir a la superficie sin inconvenientes.

Extraído de “EL RINCÓN DE MARILUZ”
(con leves e ilustrativas modificaciones)

Cuentito auspiciado por el PRO y su principal referente, Mauricio Macri.

Prontamente, de lectura obligatoria en todos los jardines de infantes del país.

1 comentario:

  1. Siempre tuve ojeriza con Esopo, y ahora lo entiedo; resultó ser agente de la globotización.

    ResponderEliminar

Comente, no sea tímido: