miércoles, 12 de octubre de 2016

CORRUPCIÓN = PAZ SOCIAL. ¿=REELECCIÓN?

La lógica presidencial es clarísima. La corrupción es mala en tanto no sea funcional al Gobierno Nacional y a los intereses personales del Presidente de la Nación. Si no, es buena. Podría decirse que buenísima. 
Con la clase obrera al borde de la asfixia, jadeando, jaqueada por una pérdida del poder adquisitivo con pocos precedentes en el país, solo una cúpula sindical corrupta puede levantar el paro y llegar a un acuerdo con el Gobierno. 
Por si hace falta digo: Los dirigentes cegetistas son todos peronistas. Mismo signo político que nutrió con sus cuadros al gobierno del Frente para la Victoria de Néstor y Cristina Kirchner. Mismo signo político donde nació el Frente para la Victoria. Mismo signo político que llenó de corrupción las páginas de los diarios y las horas de televisión y radio, llevando a Cambiemos a ganar la última elección nacional. Y, sin embargo, esta vez, los corruptos son funcionales al gobierno y útiles para que este anuncie la "Paz social". Y todos felices.
"Casualmente", (cualquiera diría que el Presidente sabía cuál sería el desenlace de la "disputa" C. G. T. - Gobierno) Macri le dijo (fortalecido de antemano) a un periodista de la agencia italiana ANSA hoy, en una entrevista que concedió en la Casa rosada, que no descarta la reelección. Primera vez, desde que es Presidente, que se refiere al tema y reconoce que su vocación de poder abarca ocho años consecutivos, no cuatro.
Para mal de casi todos los argentinos, es posible que Macri llegue al final de su mandato. Ojalá que no. Ojalá el pueblo, utilizando los resortes democráticos pertinentes lo eyecte del sillón de Rivadavia. Pero, si esto no sucede, del final de un mandato al comienzo de otro hay un trámite que no es menor. Y no me refiero al hecho de que Macri se presente como candidato nuevamente. El "trámite" es la elección. Una cosa es ser candidato. Otra, muy distinta, es ganar la elección. Para esto es necesario el voto mayoritario del pueblo y, aunque Macri siempre lo despreció, deberá tenerlo en cuenta. Entonces, para ir aclarando las cosas, lo mejor sería expresarse correctamente. Lo que Macri no descarta es presentarse como candidato para una posible reelección. No es lo mismo que decir que no descarta la reelección. Para la reelección son necesarios algunos cuantos millones de votos. A no olvidarse. Y deberemos empezar a preocuparnos todos ya mismo para garantizar transparencia en las urnas. Rechazar el voto electrónico, como ya lo hicieron en los principales países del mundo, algunos de los cuales lo utilizaron para luego descartarlo por poco confiable. Y, por supuesto, deberemos, de una vez, identificar al verdadero enemigo, que se llama capitalismo, por mas que venga camuflado tras el nombre de algunos partidos políticos. 

2 comentarios:

  1. Tal como dice Alfred Korzybski, la palabra no es la cosa, el imperialismo yanqui anda por el mundo liberando que se yo que(para subyugar al resto), por estos lares hay justicialistas (como si fueran justos), progresistas, (¿como se mide el "greso"?), comunistas(lo común, frío en invierno y en verano calor); todo un universo de identificaciones que ni se arrriman a la cosa.
    La importancia de la semántica es que a través de su estructura genera los almácigos donde fructifricarán ideas, bases de la acción, acción que los "ismos" serán conducidos no a la solución de la cosa, sino a la solución de continuidad de la palabra, de la estructura de sentir y pensar a salvo de la realidad de la cosa.
    Esto es la alienación.
    La brujería del poder deja hacer y alienta el desgaste a través de definiciones que parezcan siempre y cuando los esfuerzos ni se acerquen a la cosa, pues si así fuera las alarmas sangrientas harán sentir su peso, y los perros guardianes responderán con sus bien entrenados reflejos condicionados.
    Dado el cuadro de situación no resulta difícil el camino:
    Presentar la cosa, sin ropas, y las evaluaciones serán automáticas, los hijosdeputa egoístas quedan en evidencia, los boludos preguntarán y la mayoría mínimamente con elemental sentido común actuarán sobre la cosa. Y las palabras estarán donde deben: en la literatura.
    Res non verba.

    ResponderEliminar
  2. La puta madre!!! Podrías ser más claro al escribir caraj... Me hacés acordar al finado Julio Ramos, director de Ämbito Financiero. En cierta ocasión nos juntamos doce periodistas en una de las salas de acreditados del Congreso Nacional y, solo entre todos, logramos descular que era lo que quería decir en su nota del diario. Bueh, le desaté los nudos a tu comentario y lo entendí. Estamos de acuerdo, casi. Eso sí, el comentario es muy sui géneris. Sirve tanto para un fregado como para un barrido.

    ResponderEliminar

Comente, no sea tímido: