lunes, 7 de mayo de 2018

DÓLAR, TARIFAS, DESEMPLEO, INFLACIÓN... ¡PARE DE SUFRIR!

La semana que cerró y la que comienza hoy formalmente, están signadas por cuestiones que reflejan con total claridad el rumbo y los modos (o sea: el que y el como) del gobierno de Cambiemos. Temas que tienen un profundo impacto en la vida de todos los argentinos.
A nadie le cabe duda que la trepada del dólar, la política tarifaria, la inflación que ya está en las góndolas de los supermercados y arrasa con el 15% que el gobierno insiste en dibujar (perdón, proyectar) para todo el año y la sangría, cada vez mas veloz, que sufre el nivel de empleo, son items que preocupan. Y mucho.
Tema por tema, brevemente, hay que apuntar:




Dólar: El "mercado" son los poderosos económicamente. Son los mismos que le vienen reprochando a Macri porque no aumentó las tarifas de una vez con una política de shock en vez de como lo está haciendo, supuestamente con política gradualista. Las tarifas deben alcanzar un determinado porcentaje respecto a los salarios. ¿Por qué no lo alcanzaron ya, así empezamos a disfrutar ya de esa mayor ganancia? Esa es la lógica. Además, existe el temor de que el Congreso legisle una baja de tarifas y antes de que el presidente la vete, haya protesta en las calles. Entonces, y enancados en la situación financiera internacional, aprovachan para mover hacia arriba el Dólar. El correlato es aumento de la canasta básica, aumento de combustibles, etc. Todo con las paritarias ya cerradas, o sea que estos aumentos hacen que el costo de vida le gane la carrera a los salarios. Y esto es ganancia para los sectores mas privilegiados de la cadena. La ganancia que aun no pueden disfrutar por la falta de una política de shock, la obtienen de esta manera.
Aunque parezca difícil, hay gente que está a la derecha de Mauricio Macri. Estos sectores de poder tienen un comportamiento que los sitúa en ese lugar.
Y es tal su angurria que obligaron al gobierno a destinar importantes sumas de las reservas del Banco Central para que la suba del Dólar no fuera tan meteórica. Lo cual llevó a Macri a anunciar que se demorará o suspenderá el inicio de nuevas obras debido a un recorte presupuestario de mas de treinta mil millones en la obra pública. (Por algo similar, cambios en el presupuesto ya votado, la destituyeron a Dilma de la presidencia de Brasil.) Por mas que la inefable Carrió quiera adjudicarle también a la "pesada herencia" esta maniobra cambiaria, nadie en su sano juicio puede creerle.




Tarifas: Hace unos dias, en un programa televisivo, Laura Alonso, máxima autoridad de la oficina anticorrupción, dijo: "La fiesta populista se termina pagando. Y la terminan pagando los que mas necesitan, los jubilados, el productor, el comerciante. Esa es la encrucijada en la Argentina." Y agregó: "No se puede regalar la energía. No se pueden regalar los recursos del erario público."
Esto es un buen disparador para preguntar:
1) Si es cierto que hubo "fiesta populista", los beneficiados por esa fiesta no fueron los pobres, los jubilados, la clase media, los comerciantes pyme, etc. ¿Por qué, estimada hija de puta Laurita Alonso, nos van a cobrar la fiesta a los que no fuimos invitados a ella?
2) Si la energía, el agua y el gas son derechos humanos, es decir que no pueden faltarle a ningún ser humano, ¿por qué el Gobierno se niega a cobrarles impuestos a los ricos para, con esos impuestos, subsidiar las tarifas para que sean mas baratas así los pobres pueden pagarlas?
3) Si no se pueden regalar los recursos del erario público, ¿por qué Mauricio Macri bajó retenciones al agro y eliminó retenciones a la minería? (Sectores que no son justamente pobres.)
La cuestión es que, en lo que va del macrismo, la electricidad aumentó el 1.490%, el gas, el 1.297%, y el agua, el 664%.
Y las soluciones son dos: Baja de tarifas o aumento de sueldos, aunque Macri y su séquito digan que no se halló otro camino que meternos la mano en el bolsillo a la mayoría de los argentinos.


Inflación: A los despiadados aumentos de tarifas hay que agregar peajes, mas del 600%, trasporte público, mas del 100%, prepagas, alrededor del 90%, medicamentos, mas del 100%, etc. lo que pone al costo de vida muy por encima de los ingresos ya que los salarios aumentaron un 30% promedio el primer año del macrismo, y esta suba decreció en el segundo año y, de acuerdo a las paritarias acordadas volverá a perder poder adquisitivo este año.
¡Y esto es lo que importa!
Si la inflación aumenta el mismo dia e igual porcentaje que lo que aumentan los sueldos no sería perjudicial para nadie. Pero esto no sucede. Por eso perjudica a las grandes mayorías y beneficia a las pequeñas minorías de siempre.


Desempleo: La sangría en el empleo se acelera. Todos los dias cierra una nueva empresa, fábrica o comercio. Para disimular esta realidad, se cuenta a los monotributistas (cuentapropistas) como empleados. Pero la verdad es que el trabajo está siendo, cada dia, un bien mas escaso. Y esto hace que el trabajador acepte condiciones de trabajo lejanas a las ideales y salario insuficiente ya que perder el empleo equivaldría a estar desocupado o, en el mejor de los casos, conseguir un trabajo peor que el anterior. (Flexibilización laboral que le dicen.)


Ante este panorama, quiero hacer hincapié en el tema tarifas ya que este item es el mas importante de los que conforman la batalla cultural que reconoce este gobierno estar emprendiendo.
Esta "batalla cultural", (que no es otra cosa que imponer como verdades una sarta de mentiras) y que, (por ahora) viene ganando el gobierno, es la que le lleva a decir, a gente que gana 10.000 pesos y gasta tres mil entre luz gas y agua: "Y bueno, antes pagábamos poco", no reconociendo la diferencia entre tarifa y precio.
Algunos gobernadores de la "oposición" se transforman en aliados del gobierno de Cambiemos y aseguran que sería un disparate bajar las tarifas. Los enumero: Tres peronistas. Schiaretti de Córdoba, Bordet de Entre Ríos y Urtubey de Salta. Este último, uno de los "presidenciables" que si llegase a gobernar el pais (el diablo no lo logre) sería un nuevo Menem, o la continuidad de Macri. El cuarto gobernador es Hugo Passalacqua, de un partido provincial misionero. Los cuatro aseguran, en una clara demostración de desprecio por la democracia, que es el Presidente de la Nación el que fija la política tarifaria y el Congreso no debe intervenir.
Pero los mas importantes aliados en construir y solidificar la pos verdad (o sea la mentira) que es la principal herramienta que utiliza el gobierno nacional para librar la "batalla cultural", son otros.
El 1ro de este mes, el Foro de Convergencia Empresarial, conformado por las 80 asociaciones mas poderosas del pais, emitió un comunicado en el que respalda la política tarifaria del gobierno de Cambiemos.
En el, llama a la "responsabilidad de los dirigentes políticos para que no apelen a recursos demagógicos que nos hagan retroceder el camino andado". En otro párrafo afirman que "hay que aceptar las decisiones ya tomadas".
En un rápido repaso por los nombres de quienes integran este Foro hay viejos conocidos. La Sociedad Rural y casi todas las entidades del agro, la AMIA y la DAIA, IDEA, UIA, ABA (la banca multinacional), Bolsa de Comercio, Bolsa de Cereales, Fundación Libertad, Fundación "Mingo" Mediterránea, Sanatorios privados, Laboratorios privados, (estos dos últimos acostumbrados a lucrar con la salud de la gente), Cámara de Comercio argentino-británica y otras cámaras de comercio bilaterales con otros países, Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE) Sí, es ACDE, no tentarse con ACME, y muchos mas. Pero quiero mencionar a un miembro mas. Aquí quería llegar desde el principio de la nota. Se trata de ACIERA. Asociación de Iglesias Evangélicas de la República Argentina. Mas allá de la confirmación de que, al pertenecer a un Foro Empresarial, la Iglesia Evangélica es una empresa que lucra con el diezmo de su feligresía. Mas allá de la función de amortiguación y retardo de toda manifestación de rebeldía que cumple en la sociedad toda entidad que incentiva cualquier religión. Estos auténticos ahuecadores de cerebros son, entre todos los ahuecadores de cerebros (quiero decir entre todas las religiones) los que mayor inserción tienen en las clases mas bajas de nuestro pais. Justamente las clases mas perjudicadas por este gobierno del que, hasta ahora, solo recibieron promesas incumplidas. La clase social mas numerosa de la Argentina. Y la que, por sus urgencias, sus necesidades, y la marginalidad en la que está sumida en muchos casos, es a la que mas le cuesta tener un juicio crítico.
Estos son los principales aliados de Cambiemos. Los mas efectivos. Y los mas peligrosos. Porque buscan adhesiones en la clase baja. Y hasta muchos de sus pastores, (que en algun caso obran "de buena fe" y en muchos otros por beneficio propio) también pertenecen a la misma clase.
El contenido del comunicado es claro: "Hay que aceptar las decisiones ya tomadas." Esto es lo que se predica en ese ámbito. No cuestionar. Bajar la cabeza. Aceptar los designios del "Señor". Un ser inexistente que es representado como una autoridad que no se discute y que no reconoce ni acepta democracia alguna.
El mensaje es elocuente. Las tarifas son las que son. El precio del dólar también. Lo mismo la inflación. Ni hablar de la flexibilización laboral. Consígase otro trabajo, aunque sea en negro, no proteste, acepte la realidad obra de Dios Macri, de Dios Mercado, de Dios Capitalismo, o de Dios, a secas, y PARE DE SUFRIR.

2 comentarios:

  1. http://argentinatoday.org/2018/01/27/macri-en-la-casa-rothschild/

    ResponderEliminar
  2. Si si. No es la primera vez que a Macri lo apoyan los poderosos. Como sucedió en Paris hace tres meses, cosa marcada en la nota que me sugerís leer. Dime quién te aplaude y te diré quién eres. Pero mi entrada, si bien le da a esro un papel importante, intenta poner en el centro de la escena la actitud de muchas iglesias evangelistas, (las nucleads en la asociación mencionada, que nuclea a las mas fundamentalistas de esta religión, que no son pocas) que ya venía apoyando a Macri y a Larreta desde la campaña. En definitiva, busco resaltar esto. Porque alguien puede equivocarse en campaña, cuando un candidato aún no asumio, pero muy distinto es avalar una politica tarifaria y económica que perjudique al sector social bajo y medio cuando es alli donde está situada toda mi inserción. Son esos los sectores con los que estas iglesias se codean a diario. En fin...

    ResponderEliminar

Comente, no sea tímido: