jueves, 10 de mayo de 2018

EL F.M.I. LE DA A MACRI SU PROPIA MEDICINA

La ilusión fue clave para que Mauricio Macri ganara las elecciones.
Buena parte de la clase media y la parte "descastada" de la clase baja, cansadas de "los negros de mierda", del bombo y la marchita, de la corrupción, ampliada hasta el hartazgo por Clarín y amigos, de la soberbia de la Presidenta C. Kirchner, de la cadena nacional, etc. etc., prefirió aferrarse a una alternativa distinta, que fue vendida por el publicista ecuatoriano Durán Barba con mucha habilidad. Se le dio al electorado el empujoncito necesario para que creyera que podía ganarse la simpatía y los favores de los ricos, votando a los ricos.
ESTO NUNCA PASÓ NI PASARÁ.
El rico, por líneas generales, tiene aliados mas que amigos. Además, los pobres, generalmente son esclavos de los ricos. No son aliados. Menos aun, amigos.


Esta estrategia de venta (en el capitalismo un candidato a Presidente no es mas que un producto) no es nueva.
Recuerdo que el atado de cigarrillos mas caro del mercado nacional se promocionaba, hace unos 40 años, apoyado en el paragolpes de un impresionante deportivo importado rojo. Obviamente, cualquier tonto podía comprar un Benson por apenas diez pesos mas que otro atado, ponerlo vertical en la mesa del bar para que lo vean todos, al lado de la llave del auto. Pero era solo ilusión. La llave no era de una Ferrari. Era de un Fiat 600 o de un Renault 12. La cuestión es que la agencia de publicidad no transformó en rico al fumador pero, logró el objetivo de venderle los Benson.
Funcionó.


Lo mismo está sucediendo con muchos argentinos votantes del PRO.
Pero se nota que Macri no diseñó la campaña electoral. Y no la entendió muy bien.
Ya pasó por la experiencia de los limones en la que su "amigo" Trump lo hizo traspirar un año para comprarle algunos cajones de cítricos. También con Macrón, un par ideológico supuestamente aliado, que nunca resignó un centavo de las ganancias de los productores de la campiña francesa en favor de intercambios comerciales con Argentina.

Lo mismo sucede con los paises.
Entonces, un país pobre (o históricamente empobrecido, lo cual para los ricos es mas o menos lo mismo) haga lo que hiciere, NUNCA será amigo de un pais rico.
Para que se entienda. Nosotros, aunque les regalásemos las islas Malvinas (lo cual no necesitan ya que las tienen por la fuerza) no nos convertiríamos en amigos de los ingleses.
Y no seríamos amigos de ninguno de los países del "primer mundo", aunque les limpiásemos la letrina a los presidentes de esos países.


E igual lógica, o mas desalmada aun, rige para los organismos multilaterales de crédito.
O sea: El F.M.I. hace un análisis de la solidez de la economía del pais que les pide auxilio, se fijan en el PBI o PIB, en la estabilidad, en las reservas, en cual es la cuota societaria...
Es decir, todas variables económicas.
LA AMISTAD, LA SIMPATÍA, LA AFINIDAD IDEOLÓGICA, NO CUENTAN A LA HORA DE OTORGAR UN PRÉSTAMO.


Y Macri debería saber eso. Anunciar que se iban a recibir 30.000 millones de dólares y sin ningún condicionamiento fue un exceso de optimismo, UNA ILUSIÓN, una imprudencia.
Macri ganó una elección haciéndole creer a la gente que era su amigo. Bailaba cumbia, timbreaba, visitaba a vendedores de tortas fritas, etc. Una vez en funciones le redujo el poder adquisitivo a la clase media, a la baja y a los jubilados. Y ni hablar del episodio de su ministro Triacca con su empleada doméstica.


A Macri le falta ponerse en su sitio. Dejar de ser bovarista. No es bueno que un gato se crea canario. Apenas quiera emprender vuelo se va a golpear contra el suelo. Esto ya le está sucediendo.
Un rico en Argentina no es mas que clase media a nivel mundial. No es lo mismo ser la mas linda de la cuadra que la mas linda del mundo. Por otra parte, ser un presidente rico no es lo mismo que ser presidente de un pais rico.
Que Cristine Lagarde diga que Argentina es importante para el F.M.I., no significa que nos vayan a dar un crédito sin condicionamientos. El F.M.I. (ya lo dije líneas atrás) no tiene amigos. Por otra parte, no somos un pais rico. De acuerdo a las normss del Fondo, Argentina no califica para recibir préstamo preferencial alguno. Y menos aun sin condicionamientos. Además de tener que exhibir pautas trimestrales (marcha de distintos ajustes que le dicen) se deberá seguir negociando entre uno y dos meses para el otorgamiento del préstamo. Y el mismo será de tipo Stand by. O sea, el que nos dieron siempre. Y habrá que ver si llega a 30.000 millones de dólares.


Asi como el electorado argentino fue ilusionado y engañado por la campaña de Macri que luego de endulzarle los oídos lo despreció, Lagarde (el Fondo) endulzó los oídos de Macri cuando visitó el pais hace unos meses y ahora lo desprecia, dándole la línea de créditos reservada para los últimos orejones del tarro.
Lagarde le está dando a tomar a Macri de la misma medicina macrista. La que este usó con los argentinos.


Ojalá su ego, su soberbia y su altivez le permitan a Macri comprender esta realidad. Aunque estoy seguro de que esto, lamentablemente, no será así.

2 comentarios:

  1. No papá, volver al fondo es plan de estos mierdas. La dibujaron un poco para que parezca torpeza, son todos del club de parásitos mundiales.

    ResponderEliminar
  2. Si. Así condicionan a los próximos gobiernos y siguen disfrutando. Pero se equivocaron. En serio se creian amigos del fondo. Bah! Eso creo

    ResponderEliminar

Comente, no sea tímido: