jueves, 18 de enero de 2018

DIOS NO EXISTE HEBE

En la tradicional ronda de los jueves, Hebe de Bonafini se deshizo en elogios para con Jorge Bergoglio.
Habría que tener en cuenta que este señor (de nombre artistico Francisco) es, como todos los Papas, un dictador del Estado Vaticano.
Los medios periodísticos, tan afectos a calificar de régimen a todo aquel gobierno que no les es útil, como hicieron con Chavez, ganador de mas de una docena de elecciones democráticas en Venezuela que, para esos medios, murió siendo un dictador, no advirtieron ese "detalle" y, nunca se refieren al Papa como un dictador sino como "Su Santidad".
Pero, además, estamos hablando de alguien que cimenta su poder en la mentira que mas tiempo pervive en el universo (ver la letra de la canción "La primera mentira" de Silvio Rodriguez).
Así que, con todo respeto, quiero decirle a Hebe: El papa (sí, con minúscula) es un mentiroso y un dictador. Y dios (también con minúscula) NO EXISTE.

La primera mentira
Cuando estuve en un bosque encantado 
Noté con asombro 
Que una piedra me cantaba 
Con modulaciones y con timbres de tenor
Debajo de la piedra había un sapo invernando 
Y supe 
Que era el sapo el que cantaba 
Y seguí buscando maravillas que saber
Quería una princesa convertida en un dragón
Quería el hacha de un brujo para echarla en mi zurrón
Quería un vellosino de oro para un reino
Quería que Virgilio me llevara al infierno
Quería ir hasta el cielo en un frijol sembrado y ya
De lejos vi una fuente que brillaba 
Y corrí hacia ella
Pues tenía aguas de oro
Era inconfundible aquel color como miel
El sol se reflejaba en la fuente abandonada 
Y supe 
Que era el sol el que brillaba 
Desilusionado por dos veces me alejé
Quería una princesa convertida en un dragón
Quería el hacha de un brujo para echarla en mi zurrón
Quería un vellosino de oro para un reino
Quería que virgilio me llevara al infierno
Quería ir hasta el cielo en un frijol sembrado y ya
Después de mil fracasos como estos 
Me sentí muy tonto
Nos habían engañado
Y me fui a buscar al primer hombre que mintió
Caminé los caminos
Recorrí los recorridos
Pero cuando hallé al culpable 
Hecho un mar de lágrimas, al verme, me pidió
Yo quiero una princesa convertida en un dragón
Yo quiero el hacha de un brujo para echarla en mi zurrón
Yo quiero un vellosino de oro para un reino
Yo quiero que Virgilio me lleve al infierno 
Yo quiero ir hasta el cielo en un frijol sembrado y ya

1 comentario:

  1. No confundir alias con nombre artístico, a pancho y todos los putos papas los chongos le baten Susan.
    Y la Hebe....Está de vuelta y mal, después del escándalo schoklender tiró a la basura todo lo positivo que fue y pudo ser.
    Y si encima usás Dildos mentales, peor.

    ResponderEliminar

Comente, no sea tímido: