viernes, 29 de diciembre de 2017

LA FORESTAL 2.017

Año 1.913: Una empresa británica que acá tomó el nombre de "La Forestal" se expande, absorbe a otras empresas locales y de forma monopólica extrae tanino del quebracho en la región ampliada del chaco santafesino. Los obreros trabajan de sol a sol hasta escupir sangre, duermen en las posesiones de la empresa, obviamente son explotados y esclavizados. Y, como si las grandes extensiones de la empresa fueran un Estado, olvidando que funciona dentro de otro Estado, (el Estado argentino), La Forestal crea su propia moneda, la que solo puede usarse en almacén, carnicería, verdulería, etc. propios... Con eso les paga a sus empleados.
Año 2.017: El señor Schvarztein (radical, candidato a concejal por CAMBIEMOS) empresario, propietario de un supermercado en la ciudad de Reconquista, provincia de Santa Fe, les pagó a sus empleados con vales que pueden ser canjeados por mercadería solamente en su super, sin descuento ni beneficio alguno.
100 años de retroceso. "Cambiamos futuro por pasado" dijo la gobernadora bonaerense Vidal.
Hace unos 30 años una crónica cantada titulada La Forestal se paseó por innumerables teatros de todo el país. A las canciones de esa obra las escribió el "negro" Rafael Ielpi, y las cantó de un modo majestuoso el otrora revolucionario Quique Llopis.
La canción "Crónica de un olvido", parte de aquella obra, fué escrita hace mas de 30 años dedicada (en un giro digno de Einstein) a los tristes hechos protagonizados HOY por el candidato a concejal de CAMBIEMOS que, con su actitud esclavista le hace decir al negro Ielpi en una parte de su canción:
"Santa Fe al norte vive todavía,
la vieja SANGRE de sus quebrachales.
Es una vieja historia sanguinaria,
en pueblos que se mueren de la pena.
Vamos a cantar juntos compañero,
para borrar su nombre de esta tierra".

1 comentario:

Comente, no sea tímido: