martes, 21 de abril de 2015

ELECCIONES 2.015

UNA MUY PROFUNDA PENA

El domingo 19 de abril de 2.015, hace sólo dos días, tuvieron lugar en la provincia de Santa Fe las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) y de ellas surgen algunos datos que no hacen mas que confirmar y profundizar la triste tendencia que venimos arrastrando elección tras elección, tanto en Santa Fe, como en cualquier otra provincia argentina o en el país todo. Volviendo a Santa Fe, quiero hacer hincapié en la ciudad de Rosario, (la mas importante de la provincia, con 951.000 habitantes permanentes) dado que allí, (aquí) vivo y, si siento pena, y también vergüenza, por el comportamiento de la gente, (el electorado) debo hablar, en primer lugar, de mis vecinos.
Voy a los datos. 

Rosario Segunda ciudad de la Argentina en importancia, tercera en habitantes.
771.735 electores, o sea: personas en condiciones de votar.
459.135 votantes. ¡¡¡¡ !!!!
59.49% de asistencia. ¡¡¡¡ !!!!
Votos válidos: 404.317. ¡¡¡¡ !!!!
Porcentaje de votos válidos: 52.39%. ¡¡¡¡ !!!!
20.693 votos anulados.
18.288 votos en blanco.
370 votos impugnados.
129 votos recurridos.

Por si no se advirtió, casi el 50% de la población rosarina no emitió voto válido.
El sistema goza de buena salud. 
El rosarino continúa con sus problemas, cada día mas agudizados, de seguridad, desigualdad, falta de inclusión, presupuesto insuficiente en educación y muchos etcéteras y, como toda solución decide darle la espalda a las elecciones. No participar.
Sin ponerme a sociólogo, creo que mas del 70% de la población rosarina no está conforme con la gestión política de la ciudad. y este porcentaje, puntos mas, puntos menos, es trasladable a la provincia y también a la nación. Me pregunto, entonces: ¿qué le hace creer al 50% de los rosarinos, que no emitió voto válido, que las cosas van a cambiar solas, como por arte de magia, por generación espontánea, por "milagro"? 
El sistema está logrando su cometido: la "despolitización" de la gente. Esto es menos gente participando, menos gente controlando, menos gente informándose, menos gente opinando, menos gente comprometida con un destino mejor y común. Es decir, el sistema puede hacer lo que quiera si el pueblo está ausente. 
Si, en una elección política, que es el acto democrático mas importante y masivo que existe, la mitad de la gente no participa, ni quiero imaginar cuanta gente se lava las manos y entra en el camino del individualismo en cualquier otro acto. 
Lo más notable de esta actitud es que el perjudicado es justamente el que no participa y el beneficiado es aquel que se mantiene en el poder gracias a esa no participación, con lo cual, si la no concurrencia a las urnas quiere ser un acto de protesta, desprecio o castigo, lo que se logra es justamente lo contrario. El que tiene el poder seguirá despreciando y castigando a la mayoría de la población.
Hace muchos años que el argentino no entiende esto. Y cada vez son mas los que no lo entienden. Da mucha pena, da mucha vergüenza, que algo tan simple resulte tan difícil de comprender, cada vez por mas gente. Evidentemente, el nivel intelectual es cada día mas bajo. Esto explica la actitud popular. 
Lo peor es que estamos en una calle sin salida, en un tobogán. Me da pena y vergüenza por mis vecinos rosarinos, por los santafecinos, por los argentinos, y por los humanos de cualquier parte del mundo que toman igual actitud, que también son cada vez mas. Y, pensándolo bien, además de pena y vergüenza, me da mucha bronca.





2 comentarios:

  1. Me acuerdo cuando se usaba en un casamiento el envío de auspicios:
    algunos recibían una invitación a la joda, a el resto, una participación.
    En esta farsa es igual, la joda es para los elegidos y a los electores les queda lo mismo, una participación.

    ResponderEliminar
  2. http://www.taxi-library.org/safety.htm

    ResponderEliminar

Comente, no sea tímido: